Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

El dia despues…

Y entonces seguimos aqui…

Hace dos años que este blog estaba inactivo, por varias razones, motivos personales y de tiempo y el mantenimiento de otras paginas de caracter laboral, fueron haciendo que el mismo quede aparcado por un tiempo. Tambien el hecho de pensar de que si tenia sentido mantener esta bitacora, hoy dia con tanto Facebook y Twitter metido en la vida cotidiana de la gente me cuesta cree que aun haya personas que lean articulos de estos temas y con de 140 caracteres.

Pero mas alla de esto me parecio bien volver hoy 22 de diciembre, dia en el que se cumplen 4 años del lanzamiento de este blog, siendo el dia despues de la famosa fecha señalada, en la que como era de esperarse no paso nada especial, ni se acabo el mundo, ni colisiono ningun meteorito, ni bajaron los marcianos, ni nada, ni Arjona dio un concierto (esto ultimo por suerte!)

A lo largo de la historia de la humanidad hubo cientos y cientos de veces que se predijo un fin del mundo. Supongo que a nadie le gustaria experimentar un escenario apocaliptico con la tierra abriendose de dos en dos (al menos a mi no!) pero parece que el inconsciente colectivo humano lo espera con ansias…

 – Post en construccion –

Anuncios

Read Full Post »

Hola a tod@s!

La Olla ha cumplido 2 años! pasa el tiempo… y se acabo el 2010, cada vez falta menos y nos vamos acercando al 2012…

Que nos deparará este nuevo año que se avecina? no lo sabemos a ciencia cierta pero seguro que las ollas seguirían corriendo…

Este 2010 que se va ha tenido muchas…

El Terremoto de Haití.

Asi comenzó, en enero Haití sufre un terremoto que deja miles de muertos, un país destrozado y a casi un año del suceso, se encuentra padeciendo una epidemia de cólera.

http://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_Hait%C3%AD_de_2010

http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/12/29/fao-colera-amenaza-seguridad-alimentaria-en-haiti/

http://www.kaosenlared.net/noticia/haiti-empobrecimiento-criminal-encuentra-terremoto-deuda-pirata-ocupacjo

Golfo de México

En abril, una explosión en un plataforma petrolera perteneciente a British Petroleum (BP) ubicada en el Golfo de México ocasiona un desastre medioambiental.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/26/ciencia/1272271942.html

http://revista.libertaddigital.com/a-proposito-del-desastre-ecologico-en-el-golfo-de-mexico-1276237950.html

inundación en Pakistán, India, y mas…

Entre el 27 de julio y el 7 de agosto, una serie de lluvias torrenciales fueron la causa de grandes inundaciones en Pakistán, Afganistán, India, China y Corea del Norte.

http://es.wikipedia.org/wiki/Inundaciones_en_Pakist%C3%A1n_de_2010

http://www.rtve.es/noticias/20100808/lluvias-torrenciales-dejan-miles-muertos-damnificados-india-china-pakistan-afganistan/344819.shtml

El Aaiún

El 8 de noviembre Marruecos desalojo violentamente un campamento saharaui, ante la vista gorda de la comunidad internacional.

http://www.cubadebate.cu/especiales/2010/12/30/el-aaiun-otra-historia-infausta-de-presos-y-desaparecidos/

http://videos.libertaddigital.tv/2010-11-09/asi-fue-el-ataque-marroqui-al-campamento-tV_9hFP42Uo.htmlto

El conflicto de los controladores aéreos

Un conflicto mediatizado y politizado y la polémica privatización de Aena.

http://www.controladoresaereos.org/

http://www.libertaddigital.com/opinion/francisco-capella/huelga-de-controladores-aereos-55769/

Julian Assange

El fundador de Wikileaks es detenido y se desata toda una batalla mediática: Julian Assange, chico bueno o chico malo?

http://es.wikipedia.org/wiki/Julian_Assange

http://www.guerraeterna.com/archives/2010/12/assange_y_el_co.html

Pos data:

el 2010 en imagenes

Lo que si podemos decir es que cada vez es mayor la cantidad de gente que siente que mucho de los items socialmente aceptados durante años, hace tiempo que han perdido vigencia y nada tienen que ver con el momento actual que estamos viviendo. Y nos referimos a todos los ordenes, político, religioso, económico, cultural, y un largo etc…

Politica: Alberto Couriel – El descreimiento en la política:

En el descreimiento de la política influyen diversos factores como la ideología dominante, los resultados económico-sociales y el funcionamiento de los propios partidos. La orientación neoliberal que penetró con mucha fuerza en la década del noventa coincidía con los intereses de grupos financieros internacionales y nacionales, se publicitaba por los grandes medios de comunicación de masas, se implementaba a través de los préstamos y las condicionalidades de los organismos financieros internacionales y siempre encontraron partidos, grupos económicos y tecnoburocracias locales para su aplicación.

En la medida que esta ideología propugnaba una mínima intervención del Estado, porque el mercado y el sector privado estaban en condiciones de resolver todos los problemas económicos y sociales, todo lo que hacía el Estado era vicioso y perverso.

Pero en la medida que la ideología dominante marca que todo lo que hace el Estado es vicioso y perverso, lo que terminan haciendo los políticos también lo es. Y esto multiplica el descreimiento y la desconfianza hacia la política y los políticos.

Religion: La religión, instrumento de gobernantes

Las religiones han cumplido muchas y variadas funciones a lo largo de los siglos. Han ofrecido explicaciones más o menos imaginarias sobre el nacimiento del universo, el origen del ser humano y de la sociedad. Han contribuido a impulsar distintas filosofías, ideologías o visiones del mundo que han marcado cada una de las culturas donde se han desarrollado, y también han favorecido el nacimiento y desarrollo de fecundos movimientos artísticos y literarios. Las religiones han servido de consuelo al ser humano afligido ante lo incomprensible, angustiado al enfrentarse a la muerte, la enfermedad y la desdicha. Y también han servido como señas de identidad de las personas y las sociedades.

Pero, por otra parte, la potente influencia que la religión ejerce sobre los creyentes ha propiciado que a menudo haya sido utilizada con fines políticos. En la antigüedad, reyes y emperadores utilizaron la religión para justificar su posición privilegiada, el lujo de sus vidas y el enorme poder del que gozaban. Se presentaban al pueblo como elegidos de los dioses, como hijos de la divinidad e, incluso en algunos casos, se consideraron ellos mismos dioses, borrando así los límites entre política y religión.

La crisis del Cristianismo – Arnaud Desjardins


Así como la práctica totalidad de la sociedad es hoy técnica o industrial, la totalidad de las sociedades eran antes religiosas. Cualquiera que sea el juicio que se haga sobre las diferentes religiones existentes o desaparecidas, el hecho está ahí. Esas religiones eran la base de todo el orden humano y social. Es cierto que la palabra religión, tal y como se entiende hoy, ha tomado un sentido tan restringido, por no decir tan mediocre, que apenas se aplica al “dharma”, es decir, al orden total, ya sea hindú, judaico, taoísta, budista, musulmán o cristiano medieval. En todos estos órdenes, se encuentra una doctrina, unos símbolos, una arquitectura, ciencias sagradas, una liturgia anual, una concepción y una organización de la vida familiar y un reparto de tareas dentro de una sociedad más o menos equivalente a la de los varnas o castas hindúes. En todos estos órdenes, se reconoce la primacía de lo sagrado y de lo espiritual. La cúspide de la sociedad, incluso antes que el padre o el doctor de la ley, es el Sabio o el Profeta, el que encarna y manifiesta directamente la verdad trascendente. ¡Ay de las sociedades que no escuchan la voz de sus sabios o de sus profetas! En el Hinduismo, en el Budismo y en el Islam que yo he conocido, el respeto hacia los hombres santos, hacia los místicos, hacia quienes abandonaron el mundo, ha permanecido como un elemento esencial de la existencia.

Frente a la situación actual del mundo y de las iglesias, frente a la desafección de las masas, frente a la moda creciente de las espiritualidades no cristianas, los cristianos se afligen sin mirar hacia delante y sin aceptar que recolectan lo que el Occidente llamado Cristiano comenzó a sembrar hace cuatro siglos. El Occidente, tierra del Cristianismo, es responsable de la crisis intelectual y espiritual, mucho más que ecológica todavía, que asola al mundo moderno, y de la marea de oscurantismo que se cierne sobre todo el planeta. El ateísmo y el materialismo no tienen nada que deba extrañar. Están en la lógica del sistema.

Y podríamos seguir enumerando y hablando sobre la crisis económica (de la cual se habla mucho y se sigue hablando) social, cultural, de valores, ideológica, pero para concluir este post le dejo un par de videos de Krishnamurti, donde nos cuenta donde esta la verdadera crisis y donde debemos hacer la revolución.

Ya no hay modelos…

No hay dogmas…

No hay doctrinas…

No hay ideologías…

No hay lideres…

No hay alguien a quien seguir…

Nada ni nadie…

Solo tu y nadie mas que tu…

Tu eres tu mejor y único guía… no esta afuera… esta adentro…

Vamos a descubrirlo….

Libertad Interior


La crisis de la Conciencia


El reto del cambio



Read Full Post »

Matías De Stefano es un chico nacido en 1987, en Venado Tuerto, Argentina, es un ser  con recuerdos, es decir traer consigo la viva experiencia de lo que fue y lo que sera, consciente de esto se encuentra difundiendo su saber por el mundo, con fin de ayudar al proceso de evolución espiritual de la humanidad.

En esta serie de videos podrán conocerlo y escuchar lo que tiene para decirnos, y saber acerca del proyecto Ater Tumti, el plan divino para que el cielo se haga en la tierra.

 

1/8

 

 

2/8

 

 

3/8

 

 

4/8

 

 

5/8

 

 

6/8

 

 

7/8

 

 

8/8

 

 

 

 

Read Full Post »

La Olla de la Navidad

Pues hablando de idas de ollas, la fecha se hace propicia para postear sobre una gran ida de olla y que son las fiestas navidadeñas y su supuesta celebracion.

La Navidad (latín: nativitas, «nacimiento» ) es una de las fiestas más importantes del Cristianismo –junto con la Pascua y Pentecostés–, que celebra el nacimiento de Jesucristo en Belén. Esta fiesta se celebra el 25 de diciembre por la Iglesia Católica, la Iglesia Anglicana, algunas otras Iglesias protestantes y la Iglesia Ortodoxa Rumana; y el 7 de enero en otras Iglesias Ortodoxas, ya que no aceptaron la reforma hecha al calendario juliano, para pasar a nuestro calendario actual, llamado gregoriano, del nombre de su reformador, el Sumo Pontífice Gregorio XIII.

Los angloparlantes utilizan el término Christmas, cuyo significado es ‘misa (mass) de Cristo’. En algunas lenguas germánicas, como el alemán, la fiesta se denomina Weihnachten, que significa ‘noche de bendición’. Las fiestas de la Navidad se proponen, como su nombre indica, celebrar la natividad (es decir, el nacimiento) de Jesús de Nazaret.

Aunque para algunos historiadores la celebración de la Navidad histórica debería situarse en primavera (entre abril y mayo), y para otros, siguiendo el relato de Lucas 2:8, que indica que la noche del nacimiento de Jesús, los pastores cuidaban los rebaños al aire libre y que el cielo estaba lleno de estrellas, es poco probable que este acontecimiento hubiera ocurrido en el invierno (hemisferio norte). La Iglesia cristiana mantiene el 25 de diciembre como fecha convencional, puesto que en la primavera u otoño la Iglesia celebra la Pascua.

Un poco de historia

En el Imperio romano, las celebraciones de Saturno durante la semana del solsticio, que eran el acontecimiento social principal, llegaban a su apogeo el 25 de diciembre. Para hacer más fácil que los romanos pudiesen convertirse al cristianismo sin abandonar sus festividades, el papa Julio I pidió en el 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado en esa misma fecha.

Durante la Reforma protestante, la celebración del nacimiento de Cristo fue prohibida por algunas iglesias protestantes, llamándola “Trampas de los papistas” y hasta “Garras de la bestia”, debido a su relación con el catolicismo y el paganismo antiguo. Después de la victoria parlamentaria contra el Rey Carlos I durante la Guerra civil inglesa en 1647, los gobernantes puritanos ingleses prohibieron la celebración de la Navidad. El pueblo se rebeló realizando varios motines hasta tomar ciudades importantes como Canterbury, donde decoraban las puertas con eslóganes que hablaban de la santidad de la fiesta. La Restauración de 1660 puso fin a la prohibición, pero muchos de los miembros del clero reformista, no conformes, rechazaban las Celebraciones Navideñas, utilizando argumentos puritanos.

En la América colonial, los Puritanos de Nueva Inglaterra rechazaron la Navidad, y su celebración fue declarada ilegal en Boston de 1659 a 1681. Al mismo tiempo, los cristianos residentes de Virginia y Nueva York siguieron las celebraciones libremente. La Navidad cayó en desagrado de los Estados Unidos después de la Revolución Americana, cuando se estimó que era una costumbre inglesa.

En la década de 1820, las tensiones sectarias en Inglaterra se habían aliviado y algunos escritores británicos comenzaron a preocuparse, pues la Navidad estaba en vías de desaparición. Dado que imaginaban la Navidad como un tiempo de celebración sincero, hicieron esfuerzos para revivir la fiesta. El libro de Charles Dickens Un cuento de Navidad, publicado en 1843, desempeñó un importante papel en la reinvención de la fiesta de Navidad, haciendo hincapié en la familia, la buena voluntad, la compasión y la celebración familiar.

La verdadera fecha de nacimiento de Jesús no se encuentra registrada en la Biblia. Por ésta razón, no todas las denominaciones cristianas coinciden en la misma fecha. Los orígenes de ésta celebración, el 25 de diciembre, se ubican en las costumbres de los pueblos de la antigüedad que celebraban durante el solsticio del invierno (desde el 21 de diciembre), alguna fiesta relacionada al dios o los dioses del sol, como Apolo y Helios (en Grecia y Roma), Mitra (en Persia), Huitzilopochtli (en Tenochtitlan), entre otros. Algunas culturas creían que el dios del sol nació el 21 de diciembre, el día más corto del año, y que los días se hacían más largos a medida que el dios se hacía más viejo. En otras culturas se creía que el dios del sol murió ese día, sólo para volver a otro ciclo.

Los incas celebraban el renacimiento de Inti o el dios Sol, la fiesta era llamada Cápac Raymi o Fiesta del sol poderoso que por su extensión también abarcaba y daba nombre al mes, por ende este era el primer mes del calendario inca. Esta fiesta era la contraparte del Inti Raymi de junio, pues el 23 de diciembre es el solsticio de verano austral y el Inti Raymi sucede en el solsticio de invierno austral. En el solsticio de verano austral el Sol alcanza su mayor poder (es viejo) y muere, pero vuelve a nacer para alcanzar su madurez en junio, luego declina hasta diciembre, y así se completa el ciclo de vida del Sol. Esta fiesta tenía una connotación de nacimiento, pues se realizaba una ceremonia de iniciación en la vida adulta de los varones jóvenes del imperio, dicha iniciación era conocida como Warachikuy.

La navidad en  Actualidad

Aparte del origen cristiano de la Navidad, esta fiesta ha ido mezclando su carácter religioso con la tradición de convivencia familiar, debido en gran medida a la popularidad de esta celebración y a la mercadotecnia.

Es desde el siglo XIX cuando la Navidad empieza a afianzarse con el carácter que tiene hoy día, pues en ese siglo se popularizó la costumbre del intercambio de regalos; se creó a Santa Claus y regalar tarjetas de Navidad. Costumbres que con el tiempo la mercadotecnia (en especial la norteamericana) aprovecharía para expander la Navidad por el mundo dándole un carácter distinto al religioso, y con temas que poco o nada tienen que ver con la tradicional celebración navideña.

La expansión comercial de Estados Unidos, ha convertido a Santa Claus en el personaje central de la Navidad en todo el mundo, y ha desplazado el sentido religioso de esta fiesta por el sentido más comercial actual.

Papá Noel, Santa Claus, Viejito (o viejo) Pascuero, Colacho o San Nicolás son algunos nombres con los cuales se conoce universalmente al personaje legendario que según la cultura occidental trae regalos a los niños por Navidad. Es un personaje inspirado en un obispo cristiano de origen griego llamado Nicolás, que vivió en el siglo IV en Anatolia, en los valles de Licia (en la actual Turquía). Era una de las personas más veneradas por los cristianos de la Edad Media, del que aún hoy se conservan sus reliquias en la basílica de Bari (Italia).

Igualmente, ya en el siglo XX, la empresa Coca-Cola encargó al pintor Habdon Sundblom que remodelara la figura de Santa Claus/Papá Noel para hacerlo más humano y creíble. Esta versión data de 1931. En este punto, sin embargo hay que aclarar que es solo una leyenda urbana la creencia de que el color rojo y blanco de Santa Claus tenga su origen en los anuncios que la marca Coca-Cola empezó a hacer a partir de 1931, aunque sí es cierto que contribuyeron a la popularización de estos colores y del mito mismo. Hay muchas ilustraciones y descripciones casi fidedignas anteriores al anuncio como la de Thomas Nast (1869) o St. Nicholas Magazine (1926), entre otras; eso sin considerar además las antiguas representaciones religiosas del obispo San Nicolás de Mira ó San Nicolás de Bari, en las que es común el color rojo y blanco de la vestimenta religiosa, si bien es cierto que desde mediados de 1800 hasta principios de 1900 no hubo una asignación concreta al color de Santa Claus, siendo el verde uno de los más usados. Por lo tanto, se considera que la campaña masiva de Coca-Cola fue una de las principales razones por las cuales Santa Claus terminó vestído de color rojo y blanco, pero estos publicistas no fueron los primeros en representarlo con estos colores.

Pues como vemos luego de todos estos datos, la navidad es un poderoso plug-in del sistema operativo organizador y controlador de la sociedad.

Feliz Navidad!

Read Full Post »

Read Full Post »

Michel Chossudovsky es un economista canadiense . Es profesor visitante de economía de la Universidad de Ottawa. Está considerado uno de los mayores expertos mundiales en el tema de la globalización.

Lo que sigue es un articulo, donde hace un profundo y critico análisis de la delicada situación política actual.  Es el tipo de noticias que no te contaran en la televisión.

Preparando la Tercera Guerra Mundial: Objetivo Irán

La humanidad está en una encrucijada peligrosa. Los preparativos de guerra para atacar a Irán están en “un estado avanzado de preparación”. Sistemas de alta tecnología, incluyendo las armas nucleares, están totalmente desplegados.
Esta aventura militar ha estado en el tablero de dibujo del Pentágono desde mediados de la década de 1990. Primero Iraq, luego Irán según documentos desclasificados de 1995 del Comando Central de EE.UU.
La escalada es parte de la agenda militar. Mientras que Irán, es el próximo objetivo junto con Siria y el Líbano, este despliegue estratégico militar también amenaza a Corea del Norte, China y Rusia.

Desde 2005, los EE.UU. y sus aliados, incluidos los interlocutores de los Estados Unidos de la OTAN e Israel, han estado involucrados en el amplio despliegue  y el almacenamiento de los sistemas de armas avanzados.
Los sistemas de defensa aérea de los EE.UU., los países miembros de la OTAN e Israel están totalmente integrados.
Se trata de una tarea coordinada del Pentágono, la OTAN, de la Fuerza de Defensa de Israel (FID), con  participación activa de los militares de varios de los países de la OTAN y no-socios, incluyendo los estados árabes de primera línea (los miembros de la OTAN del Diálogo Mediterráneo y la Iniciativa de Cooperación de Estambul), Arabia Saudita, Japón, Corea del Sur, India, Indonesia, Singapur, Australia, entre otros. (La OTAN se compone de 28 estados miembros.  Otros 21 países son miembros del Consejo de la Alianza Euro-Atlántica (EAPC); el Diálogo Mediterráneo y la Iniciativa de Cooperación de Estambul cuenta con diez países árabes e Israel.)

El papel de Egipto, los Estados del Golfo y Arabia Saudita (dentro de la alianza militar ampliada) es de particular relevancia. Egipto controla el tránsito de buques de guerra y buques petroleros por el Canal de Suez. Arabia Saudita y los Estados del Golfo ocupan la costa occidental del sur del Golfo Pérsico, el estrecho de Ormuz y el Golfo de Omán.

A principios de junio, “informa Egipto, que permitió a once buques de EE.UU. y de Israel pasar por el Canal de Suez, en una aparente señal …. a Irán. … El 12 de junio, puntos de venta de prensa regional informaron que los saudíes habían concedido a Israel la autorización para sobrevolar su espacio aéreo…”

(Mirak Weissbach Muriel, Israel’s Insane War on Iran Must Be Prevented, Global Research, 31 de julio de 2010)

En la doctrina militar posterior al 11-S,  el despliegue masivo de armamento militar se definió como parte de la llamada “Guerra Global contra el Terrorismo“, apuntando a organizaciones terroristas “no estatales” como Al Qaeda y los llamados “Estados patrocinadores del terrorismo “, entre ellos Irán, Siria, Líbano y Sudán.
La creación de nuevas bases militares de EE.UU., el almacenamiento de los sistemas de armas avanzadas, incluyendo las armas nucleares tácticas, etc . se llevaron a cabo como parte de la preventiva ‘doctrina militar defensiva‘ bajo el paraguas de la “Guerra Global contra el Terrorismo“.

Leer articulo completo en: El Proyecto Matriz

http://elproyectomatriz.wordpress.com/2010/08/04/preparando-la-iii-guerra-mundial-objetivo-iran/

Sobre el autor:

http://es.wikipedia.org/wiki/Michel_Chossudovsky

Read Full Post »

Por Mariano Aguirre

El sistema internacional de Estados se encuentra en una situación contradictoria. Existen los procedimientos y los medios técnicos que facilitan una relación estrecha entre los países y las sociedades. Tanto el comercio como las vinculaciones científicas y culturales se pueden realizar de forma rápida y con alto grado de conocimiento y transparencia. Pero las relaciones económicas de poder del sistema internacional, o sea, la economía política global define jerárquicamente en qué sitio se encuentran los Estados y regiones del planeta. Estas relaciones de poder económico y político tienen consecuencias graves para sectores de la sociedad mundial que la acción solidaria trata de paliar y/o modificar.

Es una tarea compleja establecer unas relaciones solidarias entre los países centrales (en términos científicos-comerciales-políticos y militares) y los países periféricos (los vagamente denominados del Sur o Tercer Mundo) que tienen menos desarrollo científico, disfunciones entre su riqueza natural y sus capacidades de explotación y gestión comercial de las mismas, y Estados poco o nada consolidados. El objetivo solidario es todavía más complicado si se tiene en cuenta que el mundo no está dividido nítidamente entre el Norte y el Sur, sino que hay un solo sistema internacional de Estados y un mercado global único con múltiples jerarquías e interrelaciones. Dentro de ellos hay Estados con diferentes grados de poder y debilidad, y actores no estatales que desarrollan estrategias desde dentro y desde fuera de los Estados, como son las empresas transnacionales de producción de bienes y de actividades financieras, las compañías de seguros y las auditorías.

El llamado Norte es, en realidad, un conglomerado de grupos e intereses. Por otra parte, las sociedades afectadas por la pobreza y sus efectos en las que se pretende ejercer la acción solidaria no son entidades pasivas. Por el contrario, tienen procesos históricos, características particulares (por ejemplo, diferentes lenguas, etnias, identidades nacionales) y relaciones internas de poder. El sistema colonial y el neocolonial o imperialista (cuando ya funcionaban Estados soberanos en la periferia) impuso a las sociedades periféricas relaciones internas y estructuras de gestión. Se generaron alianzas y élites que construían sus espacios y sus lazos de unión con las metrópolis. Ese doble movimiento de poder hacia dentro (generalmente autoritario y corrupto) y alianza hacia fuera con el poder en Europa o EEUU se ha prolongado hasta ahora. En países como la República Democrática del Congo (ex-Zaire) hay una secuencia de alianza local con los centros externos de poder que van desde la época colonial hasta Kabila, pasando por Mobutu. Estos poderes locales son generalmente un impedimento antes que una ayuda para establecer relaciones solidarias.

 

 

 

Las mediaciones

Entre los actores que desean ejercer la acción solidaria en los países centrales y en los periféricos, y los que deben recibirla hay, por lo tanto, muchas mediaciones encarnadas tanto en actores estatales como no estatales. La mundialización de las relaciones económicas favorece la comunicación entre ellos: se conocen con más rapidez los problemas, hay más posibilidades de actuar coordinadamente. Pero, al mismo tiempo, las posibles soluciones de las cuestiones no pueden ser abordadas sólo en escalas nacionales o sólo a dos bandas (entre donante y beneficiado). La mundialización obliga a estrategias que miren hacia adentro pero tengan en consideración las circunstancias globales.

La globalización ha sido analizada en la última década por algunos autores como una estructura omnipotente. Los ultraliberales económicos la consideran como un punto de inflexión a partir del cual se produce el triunfo casi absoluto del mercado libre por encima de otras opciones. Desde la izquierda, algunos analistas consideran que es un triunfo del sistema capitalista que parece dejar pocos resquicios de resistencia. Curiosamente, un punto de acuerdo implícito entre ambos sectores es la solidaridad: los ultraliberales la consideran necesaria para paliar las crisis humanitarias y atender a los sectores que no son suficientemente dinámicos o no han sabido adaptarse a las reglas del mercado. Parte de la izquierda ve necesaria la solidaridad como una forma de mantener los valores morales y atender a las víctimas de la globalización. Autores como James Petras consideran que la solidaridad es, en este punto, una coartada que sirve a unos para apaciguar a las víctimas y a otros para cooperar en esa tarea de forma consciente o inconsciente y, además, obtener un provecho de la situación.

En realidad, los problemas de los que se ocupa la solidaridad -englobados en la pobreza y sus manifestaciones, las crisis humanitarias, y las violaciones de derechos humanos- no pertenecen solamente al ámbito del denominado Tercer Mundo. Así, por ejemplo, la pobreza no es un problema que afecta sólo al Sur, sino que se trata de una realidad presente en los países centrales. Estructuralmente, la destrucción de empleo y la creciente exclusión se manifesta tanto en Europa y EEUU a través de los sin (sin trabajo, sin papeles para ser ciudadanos, sin educación, etc.) como en la periferia con la precarización del trabajo, la incorporación de desempleados agrícolas y urbanos al sistema del narcotráfico, las migraciones o los niños de la calle.

Ejercer la acción solidaria, por lo tanto, supone tener que descifrar un código y una serie de mapas sociales, políticos y económicos. Es preciso detectar a los mediadores y conocer sus formas de actuar. Un proyecto solidario en un país periférico debe ser realizado teniendo en cuenta las políticas del Banco Mundial hacia la región, las tensiones internas entre los actores locales y los intereses de las élites.

Las luchas de intereses de las comunidades indígenas mexicanas entre sí en Chiapas alteran la visión mítica que se tuvo en el primer momento que surgieron los Zapatistas. Entonces parecía que era la vanguardia encarnada por el Subcomandante Marcos contra el gobierno de México y sus aliados internacionales. Ahora surgen datos de que es así pero, además, hay pugnas internas que, por otra parte, sería raro que no existiesen.

Actuar solidariamente implica también adoptar posiciones políticas que pueden ser duramente criticadas porque ya no se trata de compasión ni caridad sino que la solidaridad expresada en proyectos de desarrollo, denuncia sobre violaciones de derechos humanos o acción humanitaria de emergencia tiene impacto y consecuencias que, en algunos casos, son consideradas precisamente opuestas al efecto benéfico que se quería lograr.

La cuestión del Estado

Aunque se detecten las mediaciones y se reconozca el carácter imprevisible de muchas situaciones, la solidaridad en la era de la globalización de las relaciones económicas enfrenta su problema central en el Estado. En los países centrales el Estado se encuentra asediado por las fuerzas del mercado ultraliberal. Se exige su desmantelamiento económico, social y político, dejándole la gestión de aquellas parcelas que no interesan a las empresas privadas o que no pueden realizar pese a las privatizaciones masivas. Al Estado se le restringe su capacidad de ocuparse de las necesidades de los ciudadanos, y aunque derive fondos al desarrollo, a la pobreza o a los sectores marginados, el problema es la racionalidad liberal que impulsa el beneficio sin crear más puestos de trabajo en relación a los que se destruyen. En la transacción entre lo que se destruye y lo que se crea, el Estado es débil para poder hacerse cargo de los que quedan excluídos de la modernización.

En los Estados periféricos la situación se agudiza porque no hay Estado Benefactor que desarmar sino Estados frágiles, corruptos, históricamente mal construídos, que casi no han protegido a los ciudadanos. En el mejor de los casos, algunos Estados tratan de buscar la forma de impulsar la mejor inserción posible en el mercado mundial para evitar la marginalidad casi total del país. Pero el precio a pagar para esa integración suele ser descender los salarios, abolir los impuestos ambientales o devaluar la moneda. Ser competitivos y a la vez tener un programa contra la pobreza es una tarea muy dificíl y están por ver sus resultados. Al final del camino el resultado es parecido a los países centrales: en el balance van más rapido las necesidades que las satisfacciones (especialmente las que se proveen institucionalmente) y se genera más pobreza y marginación.

La solidaridad ha evitado durante mucho tiempo el papel del Estado. Cuando era sólo caridad bastaba la voluntad individual canalizada a través de la Iglesia. Cuando era compromiso político con causas revolucionarias bastaba la relación abierta o clandestina con los que hacían la revuelta y los que la apoyaban desde fuera. El Estado era, generalmente, el enemigo en el terreno y un colaboracionista en el extranjero (con muy pocas excepciones, como Suecia hacia Nicaragua en los años 80 o durante la época del apartheid). Pero ahora la solidaridad es desarrollo económico y sostenible; es denunciar y demandar que se forme un Tribunal Internacional sobre Crímenes de Guerra; es coordinar diversos actores para operar en pocos días en una zona en guerra en la que están muriendo centenares de miles de personas.

La experiencia de los últimos diez años indica que ninguna de estas tareas se pueden hacer sin el Estado. Pero, por otra parte, no sirven los Estados corruptos que interceptan la ayuda, ni los Estados centrales que dan fondos a regañadientes y tratan de usar la ayuda para el negocio internacional.

Hay dos tendencias crecientes tanto en la investigación sobre la globalización como sobre la solidaridad y la cooperación internacional. La primera indica que pese a la mundialización de las relaciones económicas, el Estado continúa teniendo un papel decisivo para orientar las prioridades de cada país. La consecuencia política es que tiene sentido tratar de tener el poder del Estado o de influir en sus decisiones.

La segunda indica que el Estado es decisivo para poner en marcha la cooperación al desarrollo. Sin Estado, indican diversos informes, es casi imposible llevar adelante estrategias de medio y largo plazo coherentes para reconstruir las bases económicas, sociales y políticas de cualquier país dado.

Pero para cumplir la acción solidaria el Estado corrupto no sirve, ni el represivo y antidemocrático. Y como la mayoría de los países que son objeto de solidariad viven bajo estos regímenes, para las organizaciones no gubernamentales es preciso encontrar un delicado equilibrio entre los intereses de los Estados centrales, muchas veces parciales, y los de los Estados periféricos, casi siempre orientados a sacar el mayor provecho y obtener la menor cantidad posible de fiscalización de estos incómodos amigos cooperantes. Si bien es real que el Estado es central en la solidaridad, las organizaciones no gubernamentales tienen un enorme papel por delante para trabajar y ayudar a construir sociedades civiles que ayudarán a la democratización de los Estados.

La solidaridad es posible de realizar en la era de la globalización, y es necesaria. Es, también, una tarea muy compleja que requiere una alarma casi constante. Es importante no servir de coartada (tesis de Petras) pero si la respuesta solidaria existe entonces debe ser lo más efectiva posible, muy crítica consigo misma, y buscar entre mediaciones y actores la clave para que hacer el bien sirva, si es posible, para que las cosas cambien, de fondo, a mejor.

Mariano Aguirre Ernst

Director del Centro de Investigación para la Paz (CIP). Autor del libro Los días del futuro. La sociedad internacional en la era de la globalización, Icaria, Barcelona, 1996.

Fuente: Este articulo fue publicado en 1998 en:

http://www.lafactoriaweb.com/articulos/aguirre6.htm#

Read Full Post »

Older Posts »